Google
 

lunes, 13 de abril de 2009

¿Menos gente a Misa?

Cada vez que me enfrascaba en una discusión en algún blog de izquierda, dada su última tendencia anti eclesial (debería decir no tan última), acababan sacando a la luz algunas consignas que por repetitivas cansaban. Una de ellas era que la Iglesia estaba acabada, que cada vez iba menos gente a Misa.

Es curioso que lo decían gentes que no iban a Misa. Si no van, ¿cómo lo saben?

Yo no me he parado a contar cada domingo la gente que hay, para luego ver si hay más o menos, y la verdad es que no he visto nunca a nadie hacerlo.

Lo que sí puedo hacer es tirar de memoria. Cuando era pequeño, mis padres me llevaban a Misa a la parroquia de El Carmen (San Fernando), a Misas tempranas. Siempre estaba llena la iglesia, y hablamos de hace al menos 25 años (uff, me hago mayor).

Con la adolescencia, pasé a ir a Misa con los amigos. Cambié la hora, y alterné la parroquia de El Carmen con la de San Francisco. Fuese a última hora de la mañana, o por la tarde, la iglesia siempre llena.

Ya algo más mayor, también acudía a Misa a San Servando y San Germán, o a San Marcos. Siempre se llenaban las iglesias.

Con 21 años marcho a Sevilla. A casa de mi abuela, en pleno centro. Solía acudir a Misa a la Magdalena, o a Montserrat, o al Santo Angel, o a San Buenaventura. Siempre llenas, ya fuese por la mañana o por la tarde.

Con la mudanza de vivienda, y al conocer a Laura (que vivía en el barrio de Nervión), paso a acudir a Misa a San Vicente, o a los Redentoristas, o al colegio Portacoeli. Siempre llenas.

De casados, nos vamos a vivir a Dos Hermanas. A veces vamos a Misa en Sevilla a los Redentoristas, otras al colegio Claret, o si lo hacemos en Dos Hermanas, alternamos la Magdalena, la Oliva o un par de pequeñas capillas. Siempre llenas, sea la hora que sea.

Tengo amigos que dejaron de ir a Misa, sí, pero es algo que mis hermanos mayores también me cuentan, y personas más mayores también. Es decir, que ese dato no corrobora ninguna tendencia, más bien la confirma, y es que en principio, parece que estamos como hace años.

No sé, entonces, de donde sale este dato, pero de mi experiencia no puedo, desde luego, más que negarlo tajantemente.

De todos modos, el número jamás ha hecho la calidad. No sé si me explico...

9 comentarios:

Jesús dijo...

Ser antieclesial, lo veo tan absurdo como ser anárquico.

Los colectivos necesitan formas de organizción y gobierno.
Y siempre habrá un colectivo importante de creyentes cristianos.

Si no nos gusta el gobierno que sea habrá que cambiarlo y ya está.... si acaso se pone un tercer vicepresidente ;)

Javi_Pichu dijo...

Entre la consigna de que cada vez somos menos y cada vez más envejecidos (yo con 21 años claro ejemplo de ese creyente envejecido) así me he pasado la Semana Santa.

El tema que ocupa tu artículo (muy bueno, por cierto) ha estado en mi mente toda la semana pasada y sin duda no será la última vez que lo piense, más que nada porque tengo gente en mi entorno que insiste una y otra vez en lo mismo.

Me da la sensación de que más que una realidad ("Cada vez hay menos cristianos") es un deseo ("Ojalá cada vez fueran menos")

Crispal dijo...

Hace tiempo Juan Carlos Girauta escribió un artículo memorable sobre el cine español e incluía una frase demoledora: "Dicen que las Iglesias están vacías, pero con la quinta parte de su público el cine español sería viable y sus estupendas gentes no tendrían que robarnos después de habernos insultado". El artículo lo puedes leer aquí.

porlafamiliaporlavida dijo...

Hola:

A lo mejor se refieren a la Misa diaria, si que es verdad, que a esas va bastante menos gente, pero los domingos, yo que alterno la de Camposoto con la de San Francisco, las dos estan siempre llenas, llenísimas, vamos que si llegas a lo justo, te quedas en pie. Que muchos se quedan por el camino o bien hacen un alto y despues retornan, pues sí.

De todas formas, mi abuela tenía un dicho. SOÑABA QUE VEÍAN, Y ERAN LAS GANAS QUE TENÍAN.A lo mejor eso es lo que les pasa a éstos, que desean que las Iglesias estén vacías, y lo ven aunque sea un sueño inalcanzable para ellos.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Vengo del blog "El faro de la meseta", y me gustaría puntualizar dos cosas. La primera es que basarse en la propia experiencia está bien, pero no basta, hay que seguir indagando, si no es muy posible que caigamos en sesgos personales. La segunda son los siguientes datos: Si nos vamos a los barómetros de opinión del CIS (al barómetro de julio de 2008-pregunta 30 y al barómetro de diciembre de 2000-pregunta 37) podemos apreciar cómo desde el año 2000 el porcentaje de creyentes ha bajado de un 85,3% a un 78%, mientras que el de no creyentes y ateos ha subido de un 9% a un 13,1% y de un 4,1% a un 6,4%, respectivamente.

Eso, obviamente, no demuestra por sí solo que vaya menos gente a misa, pero sí es indicativo de una creciente secularización y podría traducirse en una afluencia menor de feligreses. Qué es lo que va a ocurrir en Europa en un futuro próximo no lo sé, pero tiene pinta de ser esa la tendencia.

Por cierto, soy ateo jaja. Pero eso no invalida mi comentario, claro. Siempre que puedo trato de basarme en la evidencia científica, y no en mi propia opinión. Al menos no para emitir este tipo de juicios.

Un saludo.

Gonover dijo...

Hugo en 8 años, que baje en ese escaso margen el porcentaje de creyentes, muy probablemente sea traducido, en números, en un mantenimiento, o incluso en un aumento, dado el crecimiento de nuestra población.

También podría ser debido a la masiva llegada de inmigrantes de tierras donde no se estila el cristianismo.

Puede ser...

Hugo dijo...

Hombre, claro que en números podría traducirse incluso en un incremento de creyentes (Dios no lo quiera jaja), pero en lo que debemos fijarnos es en los porcentajes. Que si te digo la verdad, un aumento de religiosidad se podría dar perfectamente entre la población en un futuro próximo, pero eso sería un gran paso hacia atrás, en mi opinión.

En los últimos años el incremento de la población es debido principalmente a la inmigración, tienes razón. Sin embargo, un 35% del total de ésta procede de América Central y del Sur, siendo el continente que aporta el mayor porcentaje de extranjeros. Y allí se estila el cristianismo, y bastante :P

Pero me retiro de momento en cuanto a las estadísticas se refiere. No tengo material suficiente. Un placer, quizá siga en mi blog con este tema tan interesante :D

Viajero del Tiempo dijo...

Pués yo, creyente y practicante que soy, creo que algo de cierto hay, pero solo algo.

Como bien sabes, he llevado un itinerario parecido al tuyo (y conicidente con él) en esto de las misas de domingo y de fiestas de guardar. Aunque, ahora, casado ya y con 1(+¿?) bajo nuestra responsabilidad, vamos más a la I. Mayor o a una Capilla que debiste conocer el año pasado en vacaciones.

Mi apreciación, por subjetiva que sea, es que por lo general va poca gente jóven a las misas de los domingos y que la edad media de la gente que acude a misa los domingos es muy alta.

Sin embargo, también estoy viendo un aumento de matrimonios con niños que acuden a misa asiduamente.

El tiempo dirá.

Las estadísticas mes la creo solo a medias, siempre con reservas.

La estadística es una ciencia exacta y precisa, pero no certera. Me explico.
Utilizando la analogía de la diana y la flecha:
- exacto podría equivaler a "dar en un blanco (el valor esperado, el centro de la diana)", de "acertar" en ese blanco (insisto en lo de valor ESPERADO o, si quieres, DESEADO)
- preciso, sería hablar de una baja dispersión de los tantos
- el sesgo, en estadística, sería lo que se desvía, por simplificar, podría ser la media del valor esperado

Pero si el valor ESPERADO, no representa el valor REAL, la estadística no sirve de nada y ni podemos hablar con certeza y, sobre todo, VERACIDAD, de "acierto" en las estadísticas.

De hecho, para que la estadística sea de verdad certera, esto es el valor esperado se corresponda con la realidad, la MUESTRA debe ser REPRESENTATIVA.

Y es ahí donde está el problema. La muestra puede NO ser REPRESENTATIVA por mútiples factores y uno de ellos puede ser la INTENCIONALIDAD.

El SESGO (entre el valor esperado y el valor real) puede introducirse de forma intencionada o no. Y más todavía cuando hay asuntos político religiosos de por medio.

Aún así, los datos que aporta Hugo, son datos a tener en cuenta, pero eso sí con las reservas necesarias.

Solo Dios (y/o el destino para los Áteos) conoce la respuesta.
Solo el tiempo nos dará la respuesta.

Viajero del Tiempo dijo...

En el texto anterior hay alguna errata que creo no hace falta corregir.
Léanse por tanto las mismas en el contexto de lo que escribo y trato de transmitir, que sí creo claro.