Google
 

lunes, 27 de julio de 2009

Manolo Chaves y la defensa de la familia.

¿Quién dice que el PSOE no defiende a la familia? Al menos en Andalucía, la cuidan, y mucho. Quien no me crea, no tiene más que atender a la defensa de Manolo Chaves de la familia. De su familia, debería decir.

Su hijo Iván se casó recientemente con una tal Rocío. La cual ha sido contratada por la empresa Extenda, empresa relacionada con la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía. Empresa con procesos de selección muy, digamos, “selectivos”.

Su hermano Leo está colocado como director general de Tecnología e Infraestructura Deportiva, tras su paso por diferentes puestos políticos. Este puesto, por cierto, es de designación política.

Su hermano Carlos, guardia de seguridad él, por supuesto ejercía la profesión en la Junta de Andalucía, ha visto cómo su carrera evoluciona hasta ser Coordinador de Seguridad de la Junta de Andalucía, puesto, claro está, de designación política.

Otro hermano, Fco. José, era administrativo en Canal Sur. Puesto muy respetable. Pues el chico debía estar infrautilizado, tanto que en sólo 2 años fue promocionado a Jefe de Servicios Generales en la Televisión Pública. Claro está, promoción dependiente de nombramientos políticos.

Paula, la hija de Manolo, se licenció en Derecho, y nada más salir puestazo en Abengoa. Y de ahí, el salto a ser apoderada de multinacionales como MATSA, que justo tras designar a la hijísima, recibe subvenciones millonarias de la Junta de Andalucía que presidía su padre. Por cierto, Paula está encuadrada en el departamento jurídico, y no ha ejercido nunca como abogada. Claro que, pensándolo bien, no lo necesita.

Leonardo Chaves Marín, hijo de Leo, fue contratado a dedo por el consistorio de Alcalá de Guadaira, gobernado sempiternamente, cómo no, por un regidor socialista, Francisco Gutiérrez Limones. Por cierto, no concurrió a concurso-oposición.

Antonio José es una perlita. Este hermano de pronto aparece como apoderado de Climocuberta, luego deja de serlo y pasa a ser asesor de la misma. Empresa que, por cierto, ha visto multiplicadas casi por infinito sus adjudicaciones para prestar sus servicios a organismos públicos, sobre todo, a la Consejería donde su hermano Leo hace y deshace.

En fin, que estoy pensando hacerme amigo de alguno de estos, y que me adopte Manolo, que seguro que no me faltará trabajo, y del bien remunerado.