Google
 

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Plan E (¿"e" de estúpido?)

Nuestro gobierno nos presentó, en su pretendida lucha contra la crisis, su medida estrella: el Plan E. Consistía, sencillamente y entre otras medidas, en inyectar un chorro de millones de euros a los ayuntamientos para que éstos realizasen obras públicas. De ese modo, dicen, palian el desempleo, ya que supone que los ayuntamientos tengan que provocar la contratación de desempleados para ejecutar las obras. Han sido más de 50.000 millones de euros.

Conocido es que los ayuntamientos deben una barbaridad de euros a empresas proveedoras, que están pasando por malísimos momentos por falta de liquidez.

Conocido es, también, que en nuestra economía, el verdadero motor de creación de empleo está en las pequeñas y medianas empresas.

Y más conocido es, además, que tal y como está el patio, casi nadie se atreve a iniciar una aventura empresarial, y muchos que en su día lo hicieron están avocados a un cierre seguro. Esto se traduce en nula creación de empleo, y aumento del desempleo.

¿Qué han hecho los ayuntamientos con la lluvia de millones? Me centro en un ejemplo. En Sevilla, una de las obras ejecutadas en base al Plan E ha sido el adecentamiento del acerado del Palacio de San Telmo. Eso, hablando claro, es cambiar la acera. ¿De verdad era necesario? Bien, para tan “complicada” tarea, se van a tirar 6 meses, y va a costar 2,1 millones de euros. Y, además, provoca durante ese tiempo el corte de 1 de los 3 carriles del Paseo Colón y 2 de los 3 carriles de la calle Palos de la Frontera. El atasco habitual se ha venido transformando en algo ciertamente desastroso y caótico.

Es solo un ejemplo, pero obras como el adecentamiento de las zonas ajardinadas de la Avenida Bueno Monreal cuestan más de 600.000 euros, y obras en ayuntamientos pequeños que se han centrado en la creación de campos de fútbol de césped artificial o pistas de patinaje, supone que, en mi opinión, se esté tirando el dinero.

En definitiva, obras innecesarias ante el agujero económico que sufre el país. ¿No sería mejor, con ese dinero, ponerse al día con las devoluciones de hacienda que no llegan a los contribuyentes que contaban con ella? ¿No sería mejor terminar de pagar las miles de facturas de las administraciones a empresas privadas que están ahogadas de tesorería? ¿No sería mejor crear programas de autoempleo para que nuevas empresas estimulen la creación de empleo estable en lugar de emplear a trabajadores por 3, 4 o 5 meses, que es lo que duran las obras, y después si te he visto no me acuerdo? Honestamente, creo que tengo razón, y que estas respuestas se responden todas afirmativamente.

Pero, claro, ¿qué podemos esperar de un gobierno cuya mayoría de miembros, tras años de suculentos sueldos, apenas han ahorrado unos pocos miles de euros y comprado modestas viviendas con hipotecas incluso superiores a sus valores? Pues lo que podemos esperar es que, si en su vida privada derrochan su dinero, en la pública (con dinero que no es suyo) prosigan la misma tendencia.

3 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Es una manera de parchear,de maquillar las cifras del INEM con dinero y obra pública,asumiendo perfectamente que es pan para hoy y hambre para mañana.
Este Gobierno,Gonover,solo actúa en clave electoral;es pura improvisación por que no hay ningún plan, no existe una estrategia, un cálculo real de la situación que se trasluce hasta en unos Presupuestos Generales falseados y tramposos.

Javi_Pichu dijo...

No pasa nada, aquí nunca pasa nada.

Ya ni siquiera es pura improvisación en clave electoral; no, es simplemente un parche -a cada cual más triste- que nadie puede discutir porque es tachado de radical.

En relación a la crisis, ahora, todo es echarnos las manos a la cabeza y clamar al cielo por las injusticias y los fallos del sistema capitalista. Todo el mundo se benefició en su momento en el período de crecimiento, y cuando venían las vacas flacas y algunos avisaron, no se hizo ni caso; pues ahora hay que apoquinar con lo que hay.

No hay medida alguna que impulse la economía de este país. ZP hace sus discursos en forma de "esperamos que la economía empiece a crecer" como si la economía fuese algo abstracto; la panda de ignorantes de Moncloa podía hablar de vez en cuando de que la economía somos los trabajadores (o futuros trabajadores en mi caso). Pero en lugar de eso, subidas de impuestos, más subidas de impuestos, y más gasto público.

Aumentar el déficit sin compensarlo por otro sitio, dejándonos cojos por todos sitios.

No hay nada que hacer, no hay remedio. Pero eso sí, ya hay brotes verdes. Y las cañas a 1,90, toma ya.

Viajero del Tiempo dijo...

Básicamente nos encontramos ante un Gobiermo que funciona a base lanzar de globos sonda, todos (como dice Natalia) con trasfondo electoralista, buscando votos o sondeando el no perderlos, na vaya a ser que digan algo "políticamente incorrecto" y pierdan votos.

Tenemos un gobierno que gobierna a base de impulsos, a golpe de inspiración "divina", a golpe de idea "feliz", la cual lanzan al aire a ver que pasa. Y en función de las reacciones de la gente (los massmedia, la sociedad, las asociaciones, etc...) así reculan más o menos, o incluso así se retractan o tergiversan sus declaraciones iniciales, llegado el caso, diciendo cosas así como "solo planteábamos una posibilidad"...

El Plan E, como muchas otras medidas populistas (cheque bebé de dosmilquinien, los 400 euritos pa los pobres parados, pagados en dos plazos,...), son, básicamente, PAN PARA HOY Y HAMBRE PARA MAÑANA.

Cualquiera que tenga un poco de sentido común, solo un poquito, y deje a un lado la disciplina de su partido, y ponga por delante su independencia y libertad de pensamiento, podría afirmar esto sin reparos, sin miedo a equivocarse.

¿Y que me decís de la patética campaña para "convencer al pueblo" de que la subida de impuestos es buena y beneficiosa para todos?... Y, lo peor de todo, ¡quieren vendernos, como escuché decir de viva voz a Chaves, que es de izquierdas! ¡Increíble!

En fín. Y los sindicatos sin decir ni pio. ¡Con la que está cayendo!