Google
 

miércoles, 23 de abril de 2008

Matrimonio según la RAE.

Matrimonio.

(Del lat. matrimonĭum).


1. m. Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales.

2. m. En el catolicismo, sacramento por el cual el hombre y la mujer se ligan perpetuamente con arreglo a las prescripciones de la Iglesia.

3. m. coloq. Marido y mujer. En este cuarto vive un matrimonio.

4. m. P. Rico p. us. Plato que se hace de arroz blanco y habichuelas guisadas.


¿Cómo es posible que la RAE sea tan retrógada como para seguir insistiendo en que el matrimonio es una unión entre hombre y mujer?

¡Qué retraso, por Dios!

¿O no será que ya no nos importa lo que han significado las palabras durante miles de años y ahora queremos reinventar todo, o, mejor dicho, lo que nos va interesando según el momento?

¿No será que no somos capaces de crear nuevos vocablos?

12 comentarios:

Mike dijo...

¿O será que no impota lo que realmente signifique la palabra y lo verdaderamente importante es satisfacer a colectivos que dan votos y mueven ciertas sensibilidades?

Es como la palabra "progreso". Los progres se la atribuyen exclusivamente a sí mismos y la derecha ha dejado que se le cuelgue la etiqueta de "conservadores", para dar a entender que no nos gusta el progreso.

Saludos.

Paco Rodríguez dijo...

Yo como miembro de la Iglesia no estoy de acuerdo que dos hombres o dos mujeres contrayan sacramentalmente matrimonio. Pero como miembro de esta sociedad, me da igual que dos mujeres, dos hombres, los curas, las monjas, los de diferente ideal, de religión, de raza... lo hagan.

Mientras no me obliguen a casarme a mi con un tio,no creo que tenga mayor importancia.

lan nomenclatura de esa acción, a mi particular forma de ver las cosas, es lo de menos. Yo creo que un ideal tiene que ser claro en sus exposiciones,decir abiertamente que se está en contra de ello, por los motivos reales, bien por no ser para su forma de ver las cosas, eticamente incorrecto, o cualquiera, hasta que solo apoyan a la familia tradicional, pero ojo es mi forma de pensar, excudarse en la nomenclatura, me da a mi que se han perdido los argumentos.

Con respeto a lo que comenta Mike de la tradicional forma que se usan a diestra y siniestra las palabras progresista y conservadores, es algo relacionado con la propia acción politica de cada partido. Después están los casos particulares, tengo amigos y muchos que son de derechas y miran mas para adelante y le echan mas huevos a algunos asuntos que yo que me posiciono de ideales de izquierdas.

También creo que hay que diferenciar al progresista y al progre, esto último es mas un descalificativo que un calificativo, o por lo menos eso es lo que creo yo

Salud

Anónimo dijo...

Si nos ponemos así, es como si llevar agua de un sito a otro no se llame trasvase...

Ah no, que se llama conducción.

Entonces, ¿qué es trasvase?

Ofú, qué lío, mejor no sigo.

Gonover dijo...

Paco, a mí personalmente no me importa que se reconozcan derechos a uniones de hombres, mujeres, tríos, o lo que sea...

Ahora bien, uso el léxico sólo de modo irónico.

En cualquier caso, llamar matrimonio a otra cosa que no sea la que siempre ha sido atenta contra la propia institución. Alegaron una discriminación a la hora de contraer matrimonio. La misma no existía, ya que un gay o uno que no lo fuese tenía las mismas obligaciones y derechos, los mismos requisitos que cumplir, a la hora de contraer matrimonio.

Recuerda cuando se regularon las parejas de hecho, no se le llamó matrimonio, ¿por qué? Porque no lo es, porque es algo distinto. Pues lo mismo pasa con las uniones de personas del mismo sexo, será lo que quieran que sea, pero no será lo que no es. Igual que no es una bicicleta (porque una bicicleta es otra cosa), no es tampoco un matrimonio (porque un matrimonio es otra cosa).

Insisto, esta entrada es sólo un tema un poco irónico, no es que sea mi argumento en contra o a favor de algo.

Paco Rodríguez dijo...

Perdona, intentaba generalizar, no te quería señalar sobre esta cuestión.

Lo verdaderamente importante no es como se llame, si no que exista. Recuerdo una canción que decia algo asi como ".... de azul, verde o marrón, un cabr´.. es un cabr´.."

Gazulin dijo...

Lo curioso es que se usen términos para denominar cosas que no significan eso, es decir ¿porque llamamos al gato, gato y no lo llamamos perro?, ¿será porque son animales diferentes?.

Lo incomprensible de este gobierno es que trate de obligarnos en todo, me parece perfecto que dos hombres o dos mujeres se unan, y vivan todo lo junto que quieran, pero señores, eso no se llama matrimonio, se llama unión, parafraseando a cierto politicucho, aquí y en la China.

Saludos...

incorrecto dijo...

Por mi parte, creo que no es buen argumento lo de tirar del diccionario. ¿Cuántos días creéis que le queda a esta palabra en el diccionario con el significado que tiene hoy día?
Pues si dicen que las personas pueden tener el género que quieran independientemente de su sexo, ¿cómo no van a cambiar el significado en el diccionario?

Anónimo dijo...

¿Para cuándo Zerolo disfrazado de diccionario diciendo que los miembros de la RAE son unos homófobos?

Gonover dijo...

Incorrecto:en realidad he tirado de diccionario más que nada por hacer uso de la ironía.

Además, entiendo que es un modo de no entrar en demasiados detalles, algo que en este debate creo suficiente, ya que me parece que las obviedades requieren bien pocas explicaciones.

La práctica de la homosexualidad es antigua como la vida misma, nada de novedad como algunos quieren hacernos creer. Jamás ninguna civilización creyó oportuno llamar matrimonio a las uniones de personas del mismo sexo, ya que siempre fue una opción sexual, y nada más.

Se puede aceptar, se puede criticar,... pero lo que veo inviable es dar el carácter de matrimonio a algo que intrínsecamente no lo es.

Adivagar dijo...

Pues mirar la definición de matrimonio que hace la wikipedia, eso ya es pa empezar a reir y no parar. O llorar. En unos años la definición será algo así: “Unión entre uno o varios individuos sin discriminación de género, número o especie, ya sea de materia viva o inerte, sin ningún tipo de fin concreto, carente de obligaciones o deberes.”

El relativismo moral, una vez más. Todo vale, todo es permisible, pero el que no opine como yo es un fascista (progres dixit).

Natalia Pastor dijo...

No es la primera vez que me refiero a la importancia del léxico, de su empleo, de la semántica. Bajo el significante subyacen ideas, conceptos. Los demagogos utilizan los significantes para retorcer, tergiversar, adulterar o modificar las ideas, logrando así manipular y dominar bien el entendimiento, bien el sentimiento, o ambos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.