Google
 

miércoles, 9 de abril de 2008

Las corridas de toros.

No me gustan los toros. Entiéndase la frase referida no al animal en sí, qué culpa tiene, sino al jolgorio que se forma en torno a la muerte del animal en plazas de toros.

Considero que va siendo hora de elevar el debate sobre las fiestas taurinas, porque creo que es preciso que nos planteemos qué va a ver la gente cuando acude a las plazas de toros.

Quiero pensar que nadie contestaría que va a ver cómo se desangra un animal, o a ver cómo lo matan durante 15 minutos. Pienso que la mayoría de la gente, quiero pensar, acude a ver cómo un señor realiza una serie de movimientos y acciones encaminadas a "mejor no quiero saber qué". Y lo pienso porque no entra en mi cabeza el que alguien pueda respaldar, aplaudir y, en definitiva, pasarlo bien, festejando la muerte de un animal.

No voy a entrar en tópicos sobre lo que sufre un toro en la plaza, es una obviedad y negarlo es negar la evidencia.

Lo que verdaderamente me preocupa es que en una sociedad que por fin ha ido tomando conciencia de que debemos cuidar y mantener la Creación, se siga respaldando esta fiesta, por mucho dinero que mueva y por muchos años de tradición que lleve a sus espaldas.

Es realmente una salvajada; es ciertamente cruel aplaudir, divertirse, convertir en fiesta pública (con entrada permitida a menores, que eso es otra cuestión grave) la matanza lenta y agónica de un animal, en este caso el toro. Primero se le pica desde un caballo, luego se le banderillea con punzones que a medida que pasa el tiempo van desgarrando más y más piel del toro, se van clavando poco a poco. El toro se sigue desangrando, va perdiendo fuerza hasta que al final lo matan con una espada, y si no resulta, con un estoque.

Sangre, mucha sangre ¿Cómo puede esto ser una fiesta? ¿Alguien se imagina una grada en los mataderos de cerdos o en las granjas de pollos aplaudiendo un proceso largo de matanza? Las matanzas sería otro tema parecido a este.

No soy vegetariano, ni ecologista, ni nada que se le parezca. Sólo soy una persona que no entiende ni comparte, ni permite defender que en estos tiempo que corren los presuntos seres civilizados puedan convertir en fiesta y diversión una tortura a un animal, por muy bravo que éste sea.

7 comentarios:

Adivagar dijo...

Completamente de acuerdo contigo, Gonover. Nunca lo he entendido. Ni tan siquiera desde un punto de vista de "espectáculo", olvidando la crueldad que se comete.

Por cierto, una pequeña corrección. Si no me equivoco, el estoque es la propia espada con la que se entra a matar, y lo que llamas estoque es el descabello, la puntilla que provoca la muerte instantanea del toro si con el estoque no se ha conseguido. Es que es pura crueldad.

Gonover dijo...

Es verdad Adivagar, me he confundido al referenciar el estoque. Cosas de escribir a prisa y tan temprano.

Mike dijo...

La "fiesta de los toros" es una de esas vergüenzas que deberíamos erradicar de este país, estoy de acuerdo.

Pero fijate si debe mover dinero e influencias que ni siquiera la progresía que ha gobernado estos últimos años se atreve a tocar el tema en profundidad.

¿Será porque costaría muchos votos, tambien del psoe? Es más popular luchar por el desdoblamiento gramatical profeminista, por ejemplo.

Jesús dijo...

Aquí otro que está de acuerdo.

Entiendo el espectáculo visual del torero, el arte que supone, pero no le concedo tanto valor como para justificar la tortura y muerte del animal.

Es sangre, mucha sangre,en un espectáculo para todos los públicos (obviando una fuerte tortura psicológica).
Dificilmente se puede llevar a un niño a los toros, y educarle en que debe respetar animales y plantas.

Gazulin dijo...

Siento disentir en este caso, la fiesta de los toros es un arte, y es una lucha cuerpo a cuerpo contra el animal, es cierto que sufre, no lo vamos a negar, pero ¿acaso no sufren las reses que van al matadero?..porque después bien que nos comemos los filetes, y ¿el jamón serrano? es una maravilla culinaria y orgullo para los españoles, pero al cerdo lo han matado, y las matanzas que se organizan en los campos si que son sangrientas.
Quiero decir, que efectivamente el animal sufre, pero que por desgracia no es el único, es más, el propio hombre hace sufrir al hombre, el día a día es una constante lucha contra otra persona que nos hace sufrir....por desgracia es la sociedad en la que vivimos.

Saludos...

Paco Rodríguez dijo...

Yo me posiciono en contra de estos espectaculos que llevan a la muerte. Quizas en la Roma antigua tuviera su sitio, pero en una sociedad civilizada y moderna creo que es el momento de que se ilegalizen estas matanzas y esta exaltación al dolor y la sangre

dimas dijo...

Querido amigo, tu descripción de la fiesta es demasiado fria,es como si para describir una jornada cotidiana, solo vas referenciando al guardia poiendo multas, el mendigo ebrio, la clinica abortista por donde pasas, etec... son realidades pero mezcladas con otrs bien distintas, la sonrisa del niño, la amabilidad de quien te cede el paso, la palmada en la espalda de un amigo.
La fiesta tiene su crudeza pero, criticamos la forma de sacrificio en los mataderos, las iyecciones letales a los animales que banadonamos y recogen los servicios municipales.
No sabria como describirlo, pero la fiesta es como un compendio de la propia vida, Lucha, satisfaccion, dolor...
No obstante respeto tunopinion y la de todos los que detestan la fiesta, cada uno tiene sus propias razones.

Un abrazo amigo