Google
 

martes, 29 de enero de 2008

El Euribor nos da un respiro.

Por fin cerramos enero, y por fin podemos ver que el Euribor, finalmente, experimenta un importante retroceso al situarse en el 4,5%. Incluso el Euribor diario está rozando el 4,25%, lo que equivale a decir, que si seguimos en la misma tendencia, febrero también nos dará un respiro.

No obstante, seguimos por encima de los valores que tenía el Euribor hace un año, de modo que las hipotecas que se revisen ahora subirán, si bien bastante menos que las que se vinieron revisando en el último trimestre de 2.007.

Parece que los vaticinios de los expertos que hablaban de bajadas del Euribor para 2.008 tienen ciertos visos de cumplirse. Sin embargo, hay que ser cautos, tenemos que esperar a ver cómo reacciona el mercado ante las constantes convulsiones que se vienen produciendo en el ámbito financiero. Las bolsas, Societe Generale, las medidas fiscales de USA, la Reserva Federal, el IPC, el Banco Central Europeo,... Son quienes, con sus actuaciones, marcarán la evolución del Euribor en los próximos meses.

4 comentarios:

Adivagar dijo...

La verdad es que es un alivio. Pero muy optimista no soy. Con un IPC del 4,2% y sin visos de bajar, el euribor no puede bajar más de su valor diario actual (4,25%). No soy experto, pero vaticino que acabará el 2.008 con valores muy parecidos a los actuales.

incorrecto dijo...

Vaya, pues me acaban de revisar hace tres semanas...
Si por algo no juego yo a las loterías, quinielas y demás... (el otro impuesto de los pobres).

Gazulin dijo...

Con la crisis que tenemos el BE debería actuar, menos mal que la política monetaria no obra en manos de ZP, la política fiscal que podría darnos grandes alegrías solo la utiliza para comprar votos, por tanto dependemos de fuera para seguir pagando las hipotecas.
Saludos...

Heterónimo dijo...

para Gazulin

¿Podría indicar cual es, a su entender, esa "política fiscal que podría darnos grandes alegrías"??
Es que...verá usted, dudo mucho de la eficacia de las medidas fiscales, pero estoy dispuesto a leer atentamente sus propuestas.
Quedo a la espera.