Google
 

jueves, 29 de enero de 2009

El Supremo dice no.

Según 22 de los 30 magistrados del Tribunal Supremo, 4 padres no pueden objetar en conciencia a la asignatura Educación para la Ciudadanía, si bien, consideran, que deberán (los jueces) vigilar el contenido de la misma. ¿Por qué deben vigilar algo contra lo que no se puede objetar? Esperaré a leer la sentencia antes de valorar la misma (sí, sí, las sentencias se pueden leer).

Blanco (qué divertido es escuchar a este personaje) no entiende cómo se está en contra de una asignatura que enseña derechos humanos y lo que dice la Constitución. Por cierto, no sé si se saltarán cuando la Constitución habla del derecho a la Objeción de Conciencia. Pero a lo que vamos, nadie está en contra de una asignatura consensuada que enseñe aquéllo, lo que sucede es que esta asignatura disfrazada de asignatura, no se centra en esos puntos, enseña materias que deberían quedar en el ámbito de lo que unos padres quieran para sus hijos. Nos vamos a encontrar con niños que en materia moral van a recibir unas enseñanzas en casa y otras contrarias en el colegio. Así que a los que no tenemos hijos aún, lo que nos queda es ahorrar para que cuando los tengamos, podamos mandarles a un Colegio privado que sí garantice que nadie va a adoctrinar a mis hijos, que no van a enseñar nada contrario a la moral que quiero para ellos.

Ahora la giliprogresía está feliz, incluso el abrazafarolas de Llamazares parece haber salido de su permanente estado de depresión postelectoral. Ha vuelto por sus fueros, habla que es una victoria contra el nacionalcatolicismo auspiciado por la derecha y la Iglesia... Bueno, es Llamazares, qué se le va a hacer.

Todos están contentos, pero la izquierda olvida algo. Son conscientes de que esa asignatura contiene muchas enseñanzas contrarias a la moral que muchos padres quieren inculcar en sus hijos (discutir esto es discutir la evidencia fácilmente comprobable si se abre un libro de esta asignatura). Pero dicen que eso no es adoctrinar.

Quisiera yo saber qué haría la giliprogresía si en unos años cambia el gobierno, y en lugar de eliminar la asignatura la llenan de contenidos tales como "la indisolubilidad del matrimonio", o "el sexo debe ser practicado dentro del matrimonio", o "la familia es la que la forman un hombre y una mujer con los hijos que éstos tengan", o "Zapatero pasó a la historia como el presidente que negoció con ETA a pesar de decir al pueblo que no lo hacía", o "el PSOE de primeros del siglo XXI se caracterizó por el apoyo a los separatistas catalanes, vascos y gallegos, despreciando la unidad de España", o cosas por el estilo.

¿Qué os apostáis que tendríamos manifestaciones (por cierto, seguro que con banderas soviéticas, republicanas, del PSOE y de UGT) sábado sí y sábado también? ¿Qué os apostáis de que ahora sí tendríamos un adoctrinamento?

Pues que no se preocupen, que esto no pasará.

1 comentario:

Llave tercera dijo...

Lo peor que he leído en textos de esta asignatura es cómo tratan el tema del aborto. Y no en uno de los libros, si no en la mayoría. Lo presentan como un derecho de la mujer, sin presentar ningún tipo de objeción moral. Sin tan siquiera mencionar que es un tema polémico. Se dice que es un derecho conseguido tras muchas luchas y punto.

Y por cierto, que yo sepa en la constitución no se nombra el aborto. Y tampoco es un derecho universal del hombre. Por tanto es fácilmente demostrable que los textos sobrepasan con creces los contenidos supuestos.

Yo por mi parte pienso leer detenidamente todos los textos de esta asignatura que deban estudiar mis hijos, aunque teniendo en cuenta los años que quedan para que estén en secundaria dudo que lleguen a estudiar esa asignatura.

Un saludo.