Google
 

viernes, 15 de febrero de 2008

El señor desagradable por sí mismo y un giro temático.

Como podréis apreciar, mi cervicalgia va cediendo poco a poco y ya me atrevo a sentarme un rato en el ordenador. El lunes próximo estaré laboralmente operativo, por fin. Al menos es mi intención.

Pues bien, recientemente he podido comprobar cómo hay personas de naturaleza "porculera"; "malages", vamos. De esas personas que les dices "ole tu arte" y te contesta igual que si le hubieras dicho "me cago en tus ****".

Tendréis que perdonar el lenguaje soez que estoy usando hoy, pero no alcanzo a explicarlo de mejor modo.

Ha recibido tal cantidad de insultos (y no sólo yo) de un mismo personajillo que además adapta diversos nombres (en plan Smeagol), que me he decantado por ordenar un poco el desorden de la temática del blog. Al menos he decidido que hasta que no se celebren las elecciones, no hablaré de política, y tampoco entraré en blogs que sé que van a hablar de política. Personalmente tengo ya decidido mi voto, y sé que no voy a convencer a nadie, así que poco sentido práctico le veo yo a meterme en charcos a debatir con señores educados y aguantar al señor desagradable tipo Smeagol.

Así que he decidido centrarme en temas algo más ligeros de polémica, y tal vez exentos de debate, pero me apetece escribir de cosas más llevaderas. Música sobre todo.

Veremos si cumplo.

1 comentario:

txantxangorri dijo...

Bueno... ya estaba esperando hoy lunes a ver si cumplias la promesa. Te lo cuenta uno que... siempre entra al trapo, como muchas veces escribo.

Eso sí, tienes suerte de tener decidido tu voto; yo no, no tengo decidido siquiera si votar.

Eso sí, participo contigo en los comentarios sobre ciertos blogs que es mejor no visitar. Algunos teneis la suerte de formar parte ideólogica de ese bi-partidismo latente... al menos a la hora de depositar el voto. Aasí veis lo que veis, lo que no vemos otros que pasamos igual del rojo que del azul...

Entiendo tu astío, imagina, como digo el de los observadores ajenos que no vamos ni con ganadores ni con vencidos (sino siempre con los perdedores).

No te preocupe caer en la tentación, es la forma más acertada de expresar tu sentir político y al que no le guste, que le zurzan.

Sabes que tú y yo, ideológicamente... antipodas no,pero casi; sin embargo educación y debate sereno, contigo, un placer.

Ánimo y a curarse.